La visa de inmigrante EB-1C es específicamente para gerentes o ejecutivos que califican bajo los requisitos de la visa L-1A no inmigrante y desean convertirse en residentes permanentes. No es necesario tener una visa L-1A para aplicar para la visa EB-1C, pero es preferible si el solicitante tiene una visa L-1A aprobada.

Uno de los requisitos para esta visa incluye haber estado empleado durante un año de los últimos tres años con una compañía afiliada con la empresa solicitante de los Estados Unidos, incluyendo una empresa matriz, afiliada, o subsidiaria. Otro requisito importante es que el solicitante continuará brindando sus servicios al mismo empleador en una posición gerencial o ejecutiva. Hay muchos otros requisitos específicos para esta visa de inmigrante que se deben discutir con un abogado de inmigración con experiencia.

La EB-1C también tiene muchos beneficios, uno de los cuales es que no se requiere una certificación PERM / laboral, por lo cual el proceso para solicitar una tarjeta verde es mucho menos complejo en comparación a otras categorías de visa de inmigrante. Otro beneficio importante para considerar es que la familia del solicitante, específicamente el cónyuge y los hijos solteros menores de 21 años, también pueden incluirse en la solicitud y recibir una tarjeta verde.

Una vez que se aprueba la EB-1C, hay dos opciones para mover adelante. Si el solicitante se encuentra en los Estados Unidos, puede solicitar un ajuste de estatus o si se encuentra fuera de los Estados Unidos, puede optar por procesar el caso a través del proceso consular en su país. La decisión de mover adelante con un proceso sobre el otro debe ser discutido con un abogado de inmigración, ya que podrán ofrecerle el curso de acción más beneficioso.

Recent Posts